Cómo aprobar los exámenes de idiomas sin tener que sufrir demasiado

 
  Comparte esta Información.

¿Cuáles son los ingredientes del éxito cuando se trata de aprender un idioma? Bueno, son básicamente tres y te los explicamos en este artículo.

La universidad es LO MEJOR: amigos nuevos, ambiente cool, libertad casi total para ir y venir, decidir qué cosas te interesan y cuáles no... Lo mejor, si no fuera por los malditos exámenes. Y es que hay cosas que no cambian, si toda la vida has estudiado last minute o has memorizado hasta la última coma, ¿por qué va a ser diferente ahora?

Quizá cambien los temas y la manera en la que los profesores te evalúan, puede que tengas queenfrentarte a un examen oral, a uno donde tengas que desarrollar largas teorías o puede que ese examen tipo testen el que tanto confiabas te salga fatal.

Cuando se trata de exámenes de idiomas, ya sea para ver si puedes acceder a un curso o una beca, como para pasar un determinado nivel en esa lengua, es fundamental seguir un plan que cubra las 3 partes principales de un idioma:

 

Listening

El listening es fundamental. ¿Cómo aprenden los niños a hablar? A base de escuchar y repetir. Es una técnica que, aunque parezca muy pasiva, sigue funcionando.

Incluye el idioma en tu rutina: ve películas y hazte listas de música con canciones en ese idioma, escucha podcasts sobre temas que te resulten atractivos, mira tutoriales de YouTube con gente explicándote cosas que te interesan en ese idioma. De hecho, podrás también ver vídeos de gente que te explica cosas sobre el temario que te tienes que estudiar, como por ejemplo, un inglés explicándote cómo funcionan los phrasal verbs... ¡eso sí que es matar dos pájaros de un tiro!

Speaking

Aunque no tengas que enfrentarte a un examen oral, nunca está de más estar preparado. ¿Conoces a alguien que hable ese idioma? Intenta quedar con esa persona para tomar un café o una cerveza y practicarlo. De paso, siempre podrás preguntarle curiosidades y seguro que te asaltan dudas sobre alguna regla gramatical o cuándo y cómo utilizar una expresión. ¡Nadie mejor para ayudarte que un amigo! ¿No conoces a nadie que hable francés o ruso? No desesperes, si estás haciendo algún curso online, seguro que puedes repetir algunas palabras o frases para mejorar tu pronunciación. Si además usas Babbel (LINK), habrás visto que cuenta con una herramienta de reconocimiento de voz bastante chula, así que podrás hablar ese idioma y practicar la pronunciación en la intimidad de tu hogar. Lo importante es que, llegada la hora de la verdad, te puedas comunicar con soltura y con facilidad.

Writing

Si el listening es fundamental para aprender a hablar y el speaking es imprescindible para que nos podamos comunicar, el writing es lo que asentará las bases de todo lo que hemos aprendido.

Apuntar las palabras que aprendemos cada día, cómo funcionan los false friends o la conjugación de unos cuantos verbos irregulares es esencial para que nuestro cerebro procese la información.

Hazte tarjetitas, post-its de diferentes colores, subraya, hazte con un cuaderno de vocabulario... Lo que sea con tal de fijar conocimientos.

Créelo, ¡funciona! Si cada día combinas un poco de estos 3 ejercicios, cuando llegue el día del examen podrás juntar todo lo aprendido y tendrás una idea general de cómo funciona ese idioma.

Fuente: Universia.es


 
  Comparte esta Información.








Facebook


© Copyright 2017. Todos Los Derechos Reservados